Guía de la Pareja Igualitaria

Con esta guía, aunque breve, esperamos haber cumplido las expectativas académicas y reiteramos nuestro ánimo de seguir aprendiendo para que en un futuro, que esperamos no sea tan lejano, disfrutemos de un mundo igualitario en cuanto a los roles varón/mujer que la sociedad ha impuesto.

Este trabajo ha sido realizado por participantes del curso “Teoría y Práctica sobre la igualdad de Género” que se lleva a cabo en la Universidad Popular de Albacete.

Ser una pareja igualitaria implica:

1. Mantener una relación de pareja  donde reine el respeto a la identidad, el mantenimiento de la independencia de cada miembro así como la obligatoriedad de disfrutar de un espacio físico propio para realizar las actividades que se consideren adecuadas según el estilo personal.

2. Para la realización de las tareas domésticas, se establecerá un reparto equitativo de las mismas, teniendo en cuenta la disponibilidad horaria y las preferencias de cada miembro de la pareja. Se evitará a toda costa la omnipresencia de la madre que delegará funciones en los distintos miembros de la familia y no se controlarán ni supervisarán las tareas una vez que estén terminadas.

3. Las actividades deportivas, hobbies, las aficiones personales y, en general, las de entretenimiento y de tiempo libre podrán ser compartidas si hay intereses en común, de lo contrario habrá de cederse a cada miembro de la pareja su propio espacio y tiempo para que las mismas puedan ser desarrolladas, evitando conflictos y falta de equidad en este sentido.

4. En el plano íntimo sexual, se establecerá una relación de mutua confianza y honestidad, a los efectos de que cada miembro de la pareja pueda expresar con sinceridad sus preferencias y deseos buscando en todo momento la satisfacción mutua.

5. Que todas las actividades y funciones puedan desarrollarse conforme lo han convenido mutuamente, sin verse en la obligación de ejercer ningún rol por el sólo hecho de estar éste impuesto por la sociedad.

6. En cuando a la crianza de la infancia es preciso educar dentro de los valores de un rol igualitario lo que significa que tanto el niño pueda aprender a hacer su propia cama, como la niña poner un clavo en la pared. Que los juguetes, normas y valores sean los mismos para niños y niñas.

Participantes:

Lola López, Mercedes Bufort, Raquel Jiménez, Esther Pastor, Sonia Pastor, Paqui Baz, Marisa Tornero, Cristina López, María Hernández, Daisy Celeste Gaona

Leer más “Guía de la Pareja Igualitaria”

Una Nueva Masculinidad

Guía de Corresponsabilidad Doméstica y Familiar

Decálogo para los Hombres Europeos

Este decálogo es producto del proyecto transnacional “All Together” para impulsar la conciliación de la vida personal, laboral y familiar en varones. En él se enumeran los beneficios que como hombres obtienen con la corresponsabilidad.

  1. Dispón de más tiempo para compartir con la pareja. La vida en pareja será de mayor calidad al disponer de más tiempo para compartir.
  2. Aumenta tu bienestar personal y social. Siendo un hombre igualitario serás más feliz y tu pareja dispondrá del tiempo que le corresponde para realizar las actividades que desee.
  3. Mejora tu complicidad con la pareja. La relación será más satisfactoria y placentera e incluso mejorará la vida sexual y emocional.
  4. Disfruta y conoce mejor a tu descendencia. Participando en la crianza,  compartiendo más tiempo, podrás verlos crecer y aumentará el bienestar y la autoestima.
  5. Aprende nuevas competencias y habilidades. Aprenderás a compaginar y organizarte mejor en todos los ámbitos de la vida, sabrás realizar actividades útiles y mejorarán las condiciones de vida de tu familia.
  6. Comparte la carga de ser el sostenedor de la familia. Si compartes la responsabilidad económica el hogar será más confortable y menos estresante.
  7. Sé independiente desarrollando por ti mismo el cuidado de la familia y las tareas domésticas. De esta forma tendrás autonomía personal, laboral y doméstica y vivirás en pareja porque lo deseas no porque alguien hace las tareas que tú deberías realizar.
  8. Aprende a cuidarte mejor a ti mismo cuidando a tu familia. Si aprendes a cuidarte a ti mismo y a la familia vivirás mejor y adquirirás hábitos más saludables.
  9. Asume tu responsabilidad y sé coherente con los valores de la igualdad. Los valores hay que ponerlos en práctica en primer lugar en casa.
  10. Conviértete en ejemplo. Contribuye a una sociedad más justa. Con tu ejemplo sentarás las bases de una ciudadanía responsable. Conviértete en modelo para tu descendencia y haz que la siguiente generación se libere de prejuicios obsoletos que perjudican a toda la sociedad.

Leer más “Una Nueva Masculinidad”

¿Tenemos Actitudes Igualitarias?

Este estudio ha sido realizado por Amelia Sola (Hospital Universitario La Fe de Valencia), Isabel Martínez Benlloch y José Luis Amelia (Universidad de Valencia).
El trabajo describe el desarrollo y análisis picométrico de un nuevo cuestionario para la medida de las actitudes hacia la igualdad de géneros. Incluye  la descripción del cuestionario, su proceso de elaboración y su estructura factorial, así como los resultados de los análisis de fiabilidad y validez realizados.
Este es el trabajo completo: Estudio actitudes

El estudio se llevó a cabo en una muestra de 330 personas, de ellas 222 mujeres, con una media de edad de 22,87 años, estudiantes de la Universidad de Valencia.

Preguntas:

1. Las mujeres lesbianas deberían ser aceptadas con total normalidad.

2. No hay manera de cambiar el hecho de que una mujer que sale sola de noche, siempre tendrá más probabilidades que un hombre de encontrarse con problemas.

 

3. La idea de que Cristo hubiera podido ser una mujer debería ser perfectamente aceptable

4. Por su propia naturaleza, las mujeres siempre se preocuparán más por el ámbito de lo privado y por las personas que tienen cerca que por los asuntos políticos o ciudadanos y las abstractas cuestiones morales de justicia o injusticia.

5. Pese a que pueda parecer duro, ni ahora ni nunca debe permitirse que las parejas homosexuales adopten niños, ya que puede resultar perjudicial que ambos padres sean del mismo sexo.

6. Seguramente es natural que sean las mujeres las que se ocupen prioritariamente del hogar y los hijos, porque los niños necesitan de la madre durante los primeros años de vida.

7. Los hombres están peor dotados  que las mujeres para el cuidado de los niños, los enfermos y los ancianos.

8. Es normal que, ante una operación  grave, se prefiera un cirujano varón, ya que, cuando la vida está en juego, es mejor inclinarse por opciones ya probadas.

9. El papel diferente de hombres y mujeres dentro de la Iglesia obedece a razones religiosas y debe ser mantenido.

10. Las mujeres jamás podrán valorar a los hombres dulces, sumisos y hogareños.

11. Como jueces los hombres siempre serán más imparciales que las mujeres.

12. En general, si una mujer no está casada ni vive en pareja suele ser porque no ha encontrado a nadie que se enamore de ella.

13. Aunque no quieran reconocerlo, las mujeres siempre se sentirán más atraídas por los hombres fuertes y viriles.

14. El modelo femenino que propone  la Iglesia, con sus valores de castidad, obediencia, maternidad y sacrificio, es sustancialmente correcto y vale la pena seguirlo.

15. Es deseable que en un matrimonio el hombre sea varios años mayor que la mujer

16. Si en una empresa se ven obligados a despedir a algunos trabajadores, es preferible que 10s afectados sean mujeres, ya que ellas no suelen tener que mantener a una familia.

17. Debería permitirse a los chicos y chicas elegir libremente su orientación sexual.

18. Es natural que los padres tiendan a conceder más libertad a los hijos varones, ya que las chicas siempre correrán peligros mayores.

19. En la pareja, antes o después habrá problemas si la mujer es varios años mayor que el hombre, ya que las mujeres suelen perder antes su atractivo sexual.

20. En las dinastías profesionales familiares, en las que hay varias generaciones de médicos, abogados, empresarios o artesanos, es preferible que sea el varón el que continúe la tradición familiar, ya que, seguramente, tiene más posibilidades de éxito.

21. Es más adecuado que el varón tome la iniciativa en las relaciones sexuales.

22. Con un índice de paro tan elevado seria preferible no insistir tanto en la incorporación de las mujeres al mundo laboral, para así evitar el riesgo de que en algunas familias entren dos sueldos y en otras familias ninguno.

23. Por su propia naturaleza, el varón necesita masturbarse más que la mujer.

24. Debería considerarse normal que una persona homosexual (hombre o mujer) fuese presidente de gobierno.

25. Es inevitable que el matrimonio implique una pérdida de independencia mayor para las mujeres que para los hombres, ya que de ellas depende el nacimiento y la crianza de los niños.

26. En general, los varones suelen tener impulsos sexuales más fuertes.

27. Las mujeres deberían poder ejercer el sacerdocio y ocupar puestos en la jerarquía eclesiástica, incluyendo el papado.

28. A la hora de la verdad, las mujeres siempre dedicaran más energía al bienestar de sus hijos y su familia que al trabajo.

29. A pesar de todo el respeto que merecen, es natural que no se permita el matrimoni0 entre homosexuales.

30. El concepto de Dios debería ser tanto masculino como femenino.

Conclusiones

Leer más “¿Tenemos Actitudes Igualitarias?”

In memoriam de una “Manchega de Honor”: mi madre

La Feria evoca mi infancia: es mi patria, tiempo y lugar para mis recuerdos y espacio para mis seres queridos. En aquellas ferias de mi infancia, mi madre se permitía interrumpir sus múltiples quehaceres y se concentraba en la atención y cuidado exclusivo a nosotras: sus hijas; si es que cabía más atención de la que ordinariamente nos prestaba.

A primera hora, vestidas con el traje de los domingos, empezábamos a vivirla, exprimiendo cada segundo como si fuera la primera y última vez. La disfrutábamos desde muy temprano  hasta que nos vencía el sueño sentadas en algún refrescante con la cabeza apoyada en la mesa, como en aquellas siestas de escuela de párvulos, compartiendo con alguna de mis hermanas un refresco de naranja o limón. Era el tiempo de la discusión por un centímetro menos de bebida que había en mi vaso.

La noche anterior no habíamos podido conciliar el sueño, era mucha la emoción, imposible descansar;  aunque ella, mi madre,  nos había advertido de que era muy importante dormir para estar bien al día siguiente y así vivir la Feria intensamente.

Cuando nos llamaba, nos levantábamos deprisa, sin protestar y sin excusas y mi hermana mayor, que casi todos los días iba llorando al colegio porque le habían hecho daño al peinar su larga trenza, no lloraba, había olvidado los nudos y tirones del cabello, era la magia de la Feria.

Recuerdo que antes de llegar al  Paseo nos habíamos detenido en alguna churrería a tomar  churros con chocolate, mi madre atendía nuestros lloriqueos, aunque sabía a ciencia cierta que era imposible que nos la comiéramos, siempre pedía una rosca entera; y así recuerdo a mi madre: con cinco o seis churros envueltos en papel de estraza cada vez más pringoso, aunque en algún momento y sin saber cómo se desprendía de ellos.

Las primeras horas las dedicábamos a buscar y elegir los juguetes que mi madre y mi padre nos feriaban. Los Redondeles rebosantes de juguetes representaban el palacio de los Reyes Magos en septiembre: triciclos, muñecas, pelotas, armónicas…tantos juguetes que, aunque hubiéramos decidido desde tiempo atrás cuál queríamos, en más de una ocasión nos enamoramos de algún otro y ¡era tan difícil esa elección!

Una muñeca partida en dos, cabeza por un lado y resto del cuerpo por otro, es el recuerdo de un día de Feria  en el que mi hermana y yo forcejeamos para conseguirla, esa lucha se produjo en el mismo momento en el que la habíamos adquirido.

Subida en un triciclo, atravesando el Paseo de la Feria de bote en bote, y haciendo caso omiso a mi madre que me rogaba que me bajara.

Unos ojos, los míos, que se cierran unos segundos apenas, le doy la mano a una persona, abro los ojos y contemplo asustada que esa persona no es mi madre, respiro cuando me doy cuenta de que mi familia observa divertida la escena.

Ya bastante crecida, intentando subir a los cochecitos para poder participar de los juegos con mis hermanas y mis primas más pequeñas…

Tantos recuerdos de aquellas Ferias de mi infancia…

Leer más “In memoriam de una “Manchega de Honor”: mi madre”

Educar en el Valor de la Igualdad

El proceso de educación se produce a lo largo de toda la vida, constantemente. El aprendizaje es parte de nuestra naturaleza humana. No sólo tenemos la capacidad de aprender sino que tenemos la necesidad de aprender.

Aprendemos a través de la experiencia. A partir de la observación, de la escucha, percibimos el entorno del que extraemos constantemente aprendizajes. Pero la naturaleza (no sólo el medio ambiente, sino la naturaleza social) se manifiesta como un caos si no hay criterios que ayuden a ordenarla no podemos conseguir una interpretación coherente.

Etienne Wenger ilustra sobre la amplitud de los espacios de aprendizaje con su teoría del aprendizaje como participación social. Cuando se refiere a participación se refiere a los eventos locales de compromiso con ciertas actividades y con determinadas personas y también, a un proceso de mayor alcance consistente en participar de manera activa en las prácticas de las comunidades sociales y en construir identidades en relación con estas comunidades.

No se puede percibir el mundo que nos rodea con el mismo grado de atención, algunos aspectos cobran relieve y otros pasan desapercibidos. Debemos, además, discriminar rápidamente aquello que es importante de aquello que no lo es ya que el entorno está en constante cambio y exige tener una capacidad de respuesta.

En definitiva, es preciso tener criterios que ayuden a ordenar la realidad para actuar. Éstos se desprenden de los valores que cada persona posee y hacen posible que pueda priorizar, y con ello tomar decisiones.

Por tanto, los aprendizajes son  fundamentales: ellos conforman el esqueleto sobre el que luego cobra importancia la información que se recibe y pasa a formar parte de la estructura mental; sin embargo, con el tiempo, los valores pueden ser rechazados. Son, en suma, los aprendizajes que más nos definen como personas.

Leer más “Educar en el Valor de la Igualdad”

Hombres y Niños por la Igualdad de Género

La Comisión sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer celebrada en Nueva York el 12 de marzo de 2004 alentó a los hombres a participar plenamente en todas las acciones encaminadas a la igualdad de género.

Los hombres deben tener una responsabilidad conjunta con la mujer en la promoción de la igualdad. Todo el mundo se beneficia puesto que los impactos negativos de la desigualdad entre los géneros son soportados por la sociedad en su conjunto.
Los hombres y los niños, a través de la asunción de responsabilidades propias y de la asociación con las  mujeres y las niñas, son esenciales para lograr los objetivos de igualdad, el desarrollo y la paz.

Los hombres y niños tienen capacidad para  lograr un cambio en las actitudes, las relaciones y el acceso a los recursos y la toma de decisiones; fundamentales para la promoción de la igualdad y el pleno disfrute de todos los derechos humanos de las mujeres.

Estudio sobre el Reparto de Responsabilidades Domésticas

Tareas del Hogar

Los hombres y los niños deben tomar iniciativas positivas para eliminar los estereotipos de género y promover la igualdad incluida la lucha contra la violencia contra la mujer, a través de las redes, campañas de información, y programas de capacitación.

’Ellos también pueden’ de Puntomatic, premio ’Crea Igualdad’

Deben hacerse esfuerzos para hacer frente a la infravaloración de muchos tipos de trabajo, capacidades y funciones asociadas con las mujeres,  para ello la educación tiene un papel fundamental.

 

 


Los fondos y programas, los organismos especializados,  las instituciones financieras,  la sociedad civil, incluido el sector privado y organizaciones no gubernamentales, y otras partes interesadas deben adoptar las siguientes medidas:

Leer más “Hombres y Niños por la Igualdad de Género”

¿Por qué las mujeres maltratadas permanecen con sus agresores?

Se trata de violencia de género

El tipo de violencia de la  que hablamos se denomina “violencia de género” y debemos partir de la definición de género para entender el comportamiento de víctimas y agresores. En este caso, nos centraremos en los factores que favorecen la permanencia de la mujer en relaciones de violencia.

El género se puede definir como la construcción cultural que se crea en una sociedad a partir de las diferencias biológicas. Mediante esta construcción se adscriben cultural y socialmente aptitudes, roles sociales y actitudes diferenciadas para hombres y mujeres atribuidas en función de su sexo biológico.

En nuestra sociedad, la forma de ser y de sentirse mujer viene determinada por un estereotipo de “feminidad” tradicional que, entre otros rasgos que la definen, incluye la atribución de una importancia fundamental de todo lo relacionado con lo emocional, con las relaciones interpersonales, con el afecto, con agradar, los cuidados, el apego, y no solo con la creación de estos vínculos sino con la responsabilidad en su mantenimiento.

A partir de estos rasgos, encontramos que las mujeres  víctimas de violencia de género pueden mantener sus relaciones por los mandatos de género: por depender emocionalmente de sus parejas (ensalzando el apego y el enamoramiento de novela romántica), por pena cuando ellos sufren algún problema (anteponiendo el cuidado del otro antes que el propio), por vergüenza (relacionada con desagradar al entorno familiar), por pensar que hay que aguantar lo que sea (sobrevaloración de la abnegación), por la culpa y el vacío ante la pérdida, etc.

También relacionado con las diferencias de género está la dependencia económica, puesto que muchas mujeres siguen apartadas del mercado laboral para asumir el rol de cuidadora/madre y, por tanto, no se perciben como autónomas para vivir sin pareja.

Así pues, además de los modelos psicológicos ampliamente aceptados para explicar el comportamiento de las víctimas de malos tratos, es necesario aplicar la perspectiva de género para tener una visión más completa del fenómeno.

(Francisco Plaza, psicólogo experto en violencia de género)

Fuentes culturales y sociales

La mujer no inicia el vínculo con quien cree que se convertirá en su agresor; la violencia progresa silente conforme la relación se va haciendo más compleja. En los inicios, la mujer puede confundir manifestaciones de celos como muestra de un amor apasionado hacia ella.Puede sentir esto incluso como una señal de desamparo de él, que su amor podrá reparar.Será más allá de esta fase cuando aparezca el primer hijo, que se hará evidente que el objetivo del vínculo es distinto para ambos.Por eso la mujer queda en un principio antes sorprendida que asustada cuando acontece la primera agresión(verbal, gestual o física)pues la violencia es incompatible con la idea de un proyecto conjunto de confianza y futuro.Esta distorsión sobre lo que debería ser constructivo y protector (la matriz afectiva) le otorga precisamente su capacidad destructiva y por tanto traumática a esta violencia.

La relación afectiva entre dos personas que se comprometen, alude en nuestro imaginario a una complementariedad afectiva, sustentadora y protectora. Un vínculo que no busca el sufrimiento como fuente de placer, sino dar dar forma a un proyecto basado en un ideal (muchas veces cultural) sobre dicha relación.Solo podremos llegar a comprender el efecto traumático de esa violencia, si no olvidamos las fuentes culturales y sociales de los que se alimentan los mandatos que refuerzan la permanencia de la mujer, pese a la violencia.

(Antonio Escudero Nafs, Principales modelos teóricos de la mente explicativo de una permanencia de las mujeres en una relación con parejas violentas, UNED)

Este artículo pretende explicar grosso modo cuáles son las causas que provocan que las mujeres maltratadas permanezcan privadas de su derecho a vivir una vida libre de violencia.Nos centraremos exclusivamente en la psicología sin atender, de momento, a otras cuestiones también importantes.

“El silencio es siempre cómplice del maltrato, como la pasividad o el no rechazo de este tipo de violencia beneficia siempre al maltratador”

(Raimunda de Peñafort, Titular del Juzgado nº 1 contra la Violencia de Género)

Los modelos psicológicos  teóricos que pretenden explicar la permanencia de la mujer en la violencia de género parten de que la situación de violencia es desventajosa para quien la sufre. A medida que la situación se prolonga  la expectativa sobre un cambio favorable disminuye y aumenta el riesgo de que dicha situación continúe . La acción más congruente sería abandonar, sin embargo, la mujer prosigue en esta relación violenta.

Esto es lo que más perturba a la sociedad y a quienes trabajan por erradicarla ¿Por qué la mujer rompe con esta lógica? ¿Por qué no abandona en un primer momento esta relación?

Este vídeo es una experiencia que prueba como en apenas cinco minutos podemos ser víctimas de indefensión aprendida, así se pueden sentir las mujeres que sufren de violencia de género. Esto nos puede ayudar a comprenderlas mejor, saber cómo funciona nos ayudará a desactivarlo.

Leer más “¿Por qué las mujeres maltratadas permanecen con sus agresores?”

8 de Marzo. Día de la Mujer

  ¡Qué vivan las mujeres! Miguel Bosé

El origen del Día Internacional de la Mujer no puede explicarse por un hecho aislado sino que es el resultado de un conjunto de sucesos y, al tiempo, consecuencia de las ideologías, sobre todo de las socialistas de la 2º mitad del XIX. Así mismo es necesario tener en cuenta los movimientos de mujeres de la época.

Sufragistas

 A principios del siglo XX en Europa, los movimientos de mujeres estaban divididos entre el  feminismo burgués y las mujeres socialistas. Para ambos la consecución del voto femenino era su máximo objetivo, el divorcio, el acceso a los estudios superiores y, en el caso de las mujeres burguesas, el derecho a controlar sus posesiones eran otras de sus reivindicaciones.

Sufragistas

 Ambos movimientos eran antagónicos por razón de sus orígenes: el movimiento feminista burgués estaba compuesto por mujeres de clase media y alta; mientras que  las mujeres socialistas, generalmente, eran trabajadoras. Unas y otras tenían intereses y situaciones contrapuestas y, en aquel momento, no fueron capaces de superar sus divergencias.

 

Leer más “8 de Marzo. Día de la Mujer”

¡Oh Género Femíneo Encogido y Frágile!

Uso del término “género” en “La Celestina” (siglo XV)

“La Celestina” de Fernando de Rojas, obra capital de la literatura española y cuya primera edición aparece en Burgos en 1499, recoge el término “género” referido a diferencias socioculturales.

La Real Academia de la Lengua Española recomienda el uso de la palabra género únicamente dentro del ámbito específico de los estudios sociológicos (Diccionario Panhispánico de Dudas: género1)

[…]Las palabras tienen género (y no sexo), mientras que los seres vivos tienen sexo (y no género) […] Es inadmisible, sin embargo, el empleo de la palabra género sin este sentido técnico preciso, como mero sinónimo de sexo, […] Para las expresiones discriminación de género y violencia de género existen alternativas como discriminación o violencia por razón de sexo, discriminación o violencia contra las mujeres, violencia doméstica, violencia de pareja….

Su  argumentación es que la palabra género se comenzó a utilizar en el inglés (gender) en los años 70 del siglo XX y con el auge de los estudios feministas se extendió a otras lenguas, entre ellas el español. Sin embargo en los Autos Sesto y Décimo de “La Celestina” de Fernando de Rojas (siglo XV)  se utiliza la palabra GÉNERO, y no sexo. […] Y con este término se alude a una categoría sociocultural que implica diferencias o desigualdades de índole social, económica, política, laboral, etc.

En este etcétera se puede incluir el parlamento de Calisto en el Auto Sesto cuando, siguiendo la tradición misógina de la literatura medieval, aunque sea una obra del Renacimiento; afirma que el género flaco de las hembras se presta más a las cautelas (engaños) que el de los varones.

También  el lamento de Melibea, en el Auto Décimo,ya que por su pertenencia al género femenino, encogido y frágil, no le estaba permitido manifestar abiertamente su amor hacia Calisto.

calisto
Calisto

Leer más “¡Oh Género Femíneo Encogido y Frágile!”

Cuerpos 10

Un amplio porcentaje de las mujeres europeas están insatisfechas con su aspecto físico.Se utilizan cosméticos de forma compulsiva y hay una obsesión por las dietas.En esa persecución hacia una perfección imposible hay muchas mujeres que recurren a la cirugia estética,no como forma de solucionar enfermedades y problemas sino para conseguir ser” mujer 10″.

Lo que ves en el espejo/ no te gusta
tus labios no te gustan/ es grande tu nariz
el espejo son los otros/ que te miran
habitas el espejo/ y él decide por ti.

 

 

Cuerpo. Pedro Guerra

Documental sobre el uso del cuerpo de las mujeres en la televisión.

Leer más “Cuerpos 10”