Folklore del Embarazo

Introducción

El Folklore del embarazo está destinado a estudiar la alimentación, la higiene , los ritos y acciones que desarrolla la embarazada y que ,en ocasiones, se refieren a tiempos remotos ,perviviendo todavía como supersticiones o errores pero también con aciertos debido a la intuición y observación de experiencias y de hechos ratificados a través de milenios.

Embarazadas
Embarazadas

Madres. Pedro Guerra

Este trabajo corresponde a la sistematización de una encuesta que se llevó a cabo en los años 80 del siglo pasado, en distintos pueblos de la provincia y en Albacete capital. Está publicado en la revista de Arte y tradiciones Populares”Zahora” editada por la Diputación de Albacete. La investigación nos muestra como era la vida de la embarazada en el siglo XX.  La metodología utilizada fue la encuesta, cumplimentada por participantes de la Universidad Popular, del Aula de Educación Básica de Personas Adultas.

Encuesta
Encuesta

Los temas tratados son: la esterilidad, la alimentación, el “mal de ojo”, los antojos, la adivinación del sexo, el parto y la cuarentena.

  

Esterilidad y Fecundidad

La esterilidad se consideraba que era una cuestión únicamente femenina y la atribuían a que la mujer no tenía fuerza en la sangre o, incluso,  a una cualidad física como ser pequeña de estatura, pero siempre se consideraba que la responsabilidad era de ella.

Las mujeres recién casadas  consumían  vino caliente para conseguir la fecundidad muy pronto ya que el fin del matrimonio era tener hijos/as. Las mujeres gitanas cuando lavaban la ropa solían mojarse la parte delantera del delantal, sobre todo en la parte de la barriga, para conseguir la fecundidad.

Vino
Vino

 

Alimentación

Existía la creencia de que la embarazada debía comer por dos y por ello se mejoraba la alimentación de la embarazada en cantidad y, si era posible, en calidad .En cuanto a los alimentos prohibidos estaban: los agrios y los ácidos, los picantes (limón, vinagre, pepinos…) y el abuso de la sal.

Alimentos
Alimentos

 

Vida Social

Una embarazada no podía atender a una mujer que estuviera pariendo ya que, en general,  debía evitar los actos que pudieran impresionarla. tampoco podía visitar alguna casa donde pensase que había una persona enferma por el riesgo de contagiarse y contagiar a su hija/o.

Impresionada
Impresionada

 

El Aojamiento

El mal de ojo o aojamiento es la cualidad que consideraban que tenía una persona para causar un trastorno o enfermedad a otro ser vivo. Se realizaba de manera inconsciente y ese mal, pensaban, que  entraba por la mirada, bastaba que tuviera un poco de envidia para causarlo. Se neutralizaba rompiendo piedras y así el daño no se le hacía a ningún ser vivo.

La mujer gestante se la ha considerado especialmente vulnerable y propensa a que la aojasen; por las envidias que despertaban en las personas  que tenían “capacidad” de hacerlo y por la especial protección que consideraban que necesitaba ya que se la consideraba un ser débil.

Mal de ojo
Mal de ojo

El método de protección que utilizaban eran los amuletos. Los amuletos son elementos protectores a los que se les atribuyen características sobrenaturales para alejar del mal o peligro y evitar así el mal de ojo. Los amuletos pueden ser de dos tipos religiosos y profanos. Entre los primeros están todo tipo de medallas y cruces que se ponen madre e hijo/a  También se hacía la cruz con los dedos cuando se pasaba por la puerta de una persona que se sospechaba que hacía mal de ojo, pero era muy importante que no se vieran los dedos cruzados..Los amuletos de tipo profano pueden ser colgarse los dientes o “quijás” de un erizo (Bogarra).También en este pueblo el mal de ojo era sanado ahumando una astilla de la puerta y unos pocos cabellos de los que se caían al peinarse a la aojadora.

En Villarrobledo llevaban castañas bordes en el bolsillo o escondidas y si había alguna persona alrededor que quería hacer mal de ojo, la castaña se rompía y así se evitaba el sufrirlo.

Castañas
Castañas

En Paterna del Madera contaban de una aojadora que decía tres veces: ya ha caído el pajarico, refiriéndose a un niño,  y éste estuvo un día sin poder despegar sus manos. Se curó cuando lo cogió en sus brazos quien le había causado el mal.

 

Los Antojos

Los antojos son los deseos fervientes que puede tener una embarazada de comer o de poseer algo. La creencia popular consideraba que si las embarazadas no satisfacían ese deseo les podía salir una mancha en cualquier lugar del cuerpo, para evitar que fuera visible se llevaban las manos a las nalgas. También tragaban saliva, de esta forma pensaban que no les saldría mancha alguna. Además  se consideraba que si el deseo era muy fuerte y éste no era satisfecho se podía producir un aborto.

"Antojos"
"Antojos"

Los antojos los transmitia la madre a su descendencia y cuando nacía un niño/a con la boca abierta decían que era un antojo no satisfecho, que el niño nacía con deseos de comer algo.

Las mujeres cuentan que tienen manchas, más o menos numerosas, con forma de alimentos u objetos, y que piensan que son consecuencia de los antojos.

 

¿Niña o niño? el sexo del bebé

En ese tiempo donde no había métodos tan sofisticados, como hoy día,  para adivinar el sexo de la criatura que iba a nacer, se recurría a la apariencia de la embarazada y a la influencia de la luna junto con otros métodos.

Se decía que si en el momento de la fecundación la luna estaba en cuarto creciente sería niño y si estaba en cuarto menguante, niña.

Influencia de la Luna

El sexo de quien iba a nacer creían que podía depender de dónde se hubiera realizado el coito, si había sido realizado a los pies de la cama, sería niño (Valdeganga y Balazote).

Tenían en cuenta cuando había nacido el hermano mayor, si éste había venido al mundo en cuarto creciente el segundo sería de sexo diferente, si lo había hecho en cuarto menguante sería de sexo semejante (“igualante”) el segundo hijo y sucesivos.

Influencia de la Luna

La forma de la barriga era tenida en cuenta, así la forma puntiaguda se asociaba con un niño y la forma redondeada con una niña.

Si la gestante se caía un número impar de veces sería niña si por el contrario era par, niño .Si caía boca abajo sería niño, si boca arriba, niña. También creían que seria niña si salía “paño” o manchas en la cara.

¿Niña o Niño?

Otra forma de adivinar el sexo era tirando una paletilla de liebre a la lumbre, si se resquebrajaba sería niña y si se quemaba sin abrirse niño. Esta prueba era utilizada también en otros puntos de España.

La prueba de las manos consiste en preguntarle a la embarazada ¿qué tienes en las manos? Si muestra las palmas será niña y si muestra el dorso niño.

Una prueba muy común en Albacete es poner dos sillas y tapado con algo, se pone un cuchillo, en una silla y unas tijeras en la otra; si la embarazada se sienta en la silla de las tijeras, será niña.

Niña

La prueba de la medalla consiste en pasar tres veces por el borde de la mano una medalla y si ésta da vueltas será niña si se mueve como los movimientos del reloj, niño .En Paterna dicen que si la medalla se para será niña.

Como conclusión podemos afirmar que las niñas están asociadas con posturas abiertas y generosas como el estereotipo marcaba. Mientras que los niños con posturas rectas y completas. También tiene mucho que ver la forma del aparato genital externo en la asociación con cada uno de los sexos e incluso la postura durante el coito.

Se dice que los niños se oyen antes que las niñas .Si la madre oye llorar en su vientre y no lo dice, esto es muy importante, esa criatura tendrá “gracia”. La gracia es la facultad que se les concede a algunas personas para curar determinadas enfermedades, así como el poder adivinatorio. Esta gracia se les aplica de antemano a los mellizos, así como a quienes nacen con algo extraordinario, como con dientes, a quienes nacen de pie, o vienen al mundo en una fecha señalada por la iglesia: Corpus Cristi ,  Navidad…

Seno materno
Seno materno

El acto de “masnar” que consiste en dar masajes en el vientre para curar los “empachos”, las indigestiones, era realizado por personas que tenían gracia. También contaban las verrugas para que estas se cayeran.

 

El Parto

Para acelerar el parto se daba a la parturienta chocolate caliente. También, aunque menos extendido, caldo caliente.

Los dolores del parto los pasaban trenzándose el pelo y poniéndoselo entre los dientes  (Valdeganga).

La parturienta era colocada entre dos sillas (Barrax) o en una silla tumbada (El Ballestero).La tripa era cortada por una de las mujeres que atendía el parto y si era niño,  ésta era guardada en alcohol y se conservaba hasta que lo sortearan en la mili, cuando se iba se cosía en la ropa ya que se consideraba un amuleto de buena suerte.

Parto
Parto

La criatura era rapada completamente ya que consideraban que de esta manera el pelo les crecería con más fuerza.
La alimentación de la recién parida estaba destinada a la subida de la leche  para poder criar, consistía principalmente  en caldo de gallina. En El Colmenar (Peñas de San Pedro) daban a la mujer para comer caldo con un huevo y cominos picados.

Se tenía al a recién parida tres días a base de caldo y bebiendo poquísima agua ya que creían que la leche se cortaría y al tiempo le dolería la barriga a la criatura.

El pan frito, es decir, los picatostes con vino y azúcar lo tomaban en Villarrobledo para “hacer sangre” y poder criar sin problemas.

La mujer tenía algunos alimentos prohibidos, como las naranjas porque creían que cortaba la leche o el pan caliente porque daba “pelo”.Éste es un problema que consiste en la obstrucción de los conductos lactíferos de las mamas.

Naranjas prohibidas
Naranjas prohibidas

Informan de que a algunas niñas les subía el “reteso” se les inflamaba el pecho y les sacaban leche ( Balazote y El Ballestero).

 

La Cuarentena

Los cuarenta días después del parto eran considerados especialmente dificiles para las madres.Encontramos dichos referidos a esta circunstancia en  Nava de Abajo y El Ballestero,que son respectivamente:

  • La mujer en la cuarentena tiene la sepultura abierta.
  • Una mujer no es bien parida hasta los 40 días. 

Los problemas en el pecho intentaban evitarlos llevándolo bien sujeto con una toalla.

Para evitar el “pelo” realizaban remedios como :

  • Darse un masaje con una lima que tuviera forma triangular (Cortijo de Tortas (Paterna del Madera).
  • Aplicarse un emplasto de jabón de losa (jabón casero) derretido en agua muy caliente y envuelto en un paño (Barrax).
  • Cruzar a la criatura al amamantarla.
  • Peinarse el pecho a contrapelo.

Durante el tiempo que amamantaban cuidaban esecialmente el pezón; se lavaban con mantequilla o aceite. Se untaban con saliva en ayunas y en Villarrobledo se cubrían el pezón con miel, encima se ponían un trapo y recubriendo esto media cáscara de nuez.

Amamantando
Amamantando

Cuando querían que la criatura dejase de mamar se restregaban el pezón con un ajo de esta forma aborrecía el pecho debido al mal sabor.

Durante la cuarentena era muy corriente ponerse fajas aunque lo que se utilizaba eran fundas de almohadas o paños largos que protegieran tanto el pecho como el vientre.

Este trabajo fue realizado por: María Rosa Candel,  María Dolores y José María Simarro , Eulalia Quintanilla, Luis García, y varias personas más que, imperdonablemente, he olvidado sus apellidos, pero que estoy dispuesta a subsanarlo. Por favor, escribidme un comentario y lo solucionaré.

Anuncios

3 comentarios en “Folklore del Embarazo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s