“Toda una vida” Instalación de Ester Gandía Martínez

Una mujer,  cualquier mujer  que te puedes encontrar en el mercado, al entrar en un ascensor o al doblar la esquina de cualquier calle  puede llevar tatuado en sus entrañas, impreso en su cerebro, mensajes como; eres una zorra, histérica, prepotente, facilona, puta, sin mí no eres nada, no seas bruta, quítate ahora mismo la pintura, contrólate, no te pongas esa ropa si no vas conmigo, te quiero por eso te protejo, me miras así para ponerme nervioso, deja de quejarte, siempre molestando…este es el día a día de una mujer víctima de violencia de género  y es así como la ha vestido Ester Gandía Martínez en su instalación “Toda una vida” que forma parte de la exposición “ Mujeres en el arte. Amalia Avia”  del Instituto de la Mujer de Castilla La Mancha y que actualmente se puede visitar en el Museo de Albacete.

Esta obra es una representación sobre la violencia de género psicológica aunque lo más probable es que algunos de estos dañinos mensajes vayan acompañados de algún empujón, pellizco o puñetazo con lo que el maltrato también físico, es global, se intenta denigrar a la persona en su integridad. Además, si el maltrato permanece en el tiempo  sus efectos son o pueden ser similares a los que sufre un prisionero en un campo de concentración. Afirma  Marie-France Hirigoyen psiquiatra, psicoanalista y psicoterapeuta de familia especializada en la terapia del acoso moral o acoso psicológico; que los efectos son devastadores y se precisa profesional experto para poder salir de esta situación.

La instalación plena de creatividad al tiempo que de conocimiento sobre la materia de la que se trata, está impregnada de realidad: así es la vida de una mujer víctima del maltrato. Sin embargo,  no se queda en el pozo del sufrimiento sino que avanza hacía su liberación e independencia y  se desnuda de toda violencia y por mucho que cueste lo conseguirá para ello se precisa de una reflexión particular y, por supuesto, tratamiento y ayuda especializada.   

Imagen de La Tribuna de Albacete.

La Mujer en la Reproducción y un Libro de Historia.

Sabía usted que el emperador Carlos V le hizo una hija a su abuelastra… Así comienza la contraportada del libro ” Historia de España contada para escépticos” de Juan Eslava Galán. Expresado de esta manera, el autor manifiesta que las mujeres, en este caso: Germana de Foix , tienen un papel pasivo en la reproducción y la reduce a mera vasija.

Mas de veinticinco siglos antes los griegos Platón y Aristóteles consideraban que es el macho quien da vida y la mujer un recipiente donde puede albergarse. Podemos ser condescendientes con la época de los filósofos griegos (aprox. siglo IV a d C) pero que en el siglo XXI, en una edición que pretende ser actualizada se hable de que un rey le hizo un hija a su abuelastra, ni siquiera la cita por su nombre, me parece una historia que no es ni para escépticos ni para nadie.

Si que aporta unos chascarrillos del tipo: abarca desde los caníbales de Atapuerca hasta las coletas de Podemos. O refranes como: donde pongas la olla no pongas la polla…y lindezas múltiples y variadas.Disfruté con ” En busca del unicornio” y no tanto con ” La mula ” pero está historia de España no me ha aportado nada. Debo ser crédula y confiada.