Las mujeres toman la palabra

“En un mundo donde el lenguaje y el nombrar las cosas son poder, el silencio es opresión y violencia” Adrianne Rich

En “Sobre usos y abusos de la distinción de género” María Luisa Calero (Glosa V, 1994) criticaba desde un punto de vista academicista la práctica tan extendida en los ámbitos sociales y políticos de la diferencia expresa masculino –femenino y lo tildaba de “género en estéreo” y de uso antieconómico del lenguaje. Abogando por el masculino genérico como englobador del masculino y el femenino. Pero le resultó llamativo que fueran sus colegas varones quienes la felicitaran especialmente por aquel artículo y esto la hizo ponerse en alerta.

El estudio del lenguaje que habían realizado numerosas filólogas   y la fragancia de libertad que se desprendía fueron destruyendo aquella teoría y haciéndole ver que el problema adquiría una dimensión diferente.

La incorporación de la mujer al uso público del lenguaje-afirma- que  desarrollará inevitables repercusiones en las lenguas particulares y considera de mucha trascendencia el que la mujer tome la palabra más allá de los ámbitos privados. Las voces femeninas van conquistando el espacio que les corresponde y surgen nuevos conceptos (Ej. Sororidad) y nuevas expresiones que hacen evolucionar el lenguaje y mantenerlo vivo.

Es fundamental la expresión de la experiencia vital para quien la vive, no se puede permitir que otros se erijan en portavoces de nuestros deseos, ni que hagan suyos los mensajes que solo a nosotras corresponde codificar, articular y transmitir. Es ella misma quien debe ajustar la lengua a sus necesidades expresivas.

El lenguaje ha ido formándose desde una perspectiva androcéntrica y eso lo califica como viciado o al menos deficitario. Pero las lenguas son los suficientemente dúctiles para acoger las nuevas formas que se les pueda imprimir. No se produciría ningún cataclismo por eso.

Se trata de hacernos  audibles y visibles  y en esta acción el lenguaje puede ir modificando nuestra visión del mundo ya que las lenguas configuran la percepción y un lenguaje libre de elementos sexistas puede ejercer influencia y nos puede orientar de una determinada manera.

Debemos atrevernos a tomar posesión de los espacios lingüísticos que nos corresponden.

“Del silencio al lenguaje(perspectivas desde la otra orilla)” María Luisa Calero, En masculino y en femenino, Instituto de la Mujer. Madrid 1999.

Apuntes sobre género

Margaret Mead en su libro “Sexo y temperamento en las sociedades primitivas” (1950) expuso el comportamiento de 3 tribus: Arapesh, Mundugumor y Chambuli (Nueva Guinea) muy próximas entre sí. Descubrió que en una de ellas tanto hombres como mujeres se comportaban como consideramos que deben hacerlo las mujeres, con reacciones paternales y amorosas; en la segunda, ambos actuaban como consideramos que deben hacerlo los hombres, educando enérgicamente; y en la tercera, los hombres se comportaban de acuerdo con el modelo estereotipado que tenemos de las mujeres: se rizaban el pelo, usaban adornos… y las mujeres, al contrario. La conclusión que ella misma extrae es que es importante comprender como una sociedad puede moldear a todos los hombres y mujeres nacidos en su seno para tan solo aproximar a unos pocos en su ideal de conducta adecuado o como limitar a un solo sexo en un ideal de conducta que otra sociedad consigue limitar al sexo opuesto.
M. Mead afirmó que la visión antropológica le había proporcionado apertura mental a la hora de mirar, escuchar y recopilar lo que no hubiese sido capaz de imaginar y, personalmente, considero que esa visión que nos proporciona la antropología nos hace plantearnos como “lo masculino” y “lo femenino” es producto y construcción social amén de que se incluyan cuestiones temperamentales en el sentido de cualidades innatas.
Simone de Beauvoir afirmaba que no se nace mujer, se hace mujer (“On ne nait pas femme, on la deviene”. De machos y hembras nos convertimos en hombres y mujeres a través del proceso de socialización: es decir, aprendemos e interiorizamos lo masculino y lo femenino de acuerdo a lo que esa sociedad considera que es lo válido y aceptable. Esto es lo que se entiende como “genero” y por ello el género no es universal.
La antropóloga Marcela Lagarde (Méjico, 1948) afirma que el género es un hecho sociocultural aprehendido que establece diferentes mandatos de género que determinan los diferentes atributos que deben tener lo que se llama mujer y hombre a través de las construcciones de la masculinidad y la feminidad. Nacemos sexuadas, con características sexuales específicas y es a partir de ellos que aprendemos los contenidos de género (Claves feministas para la negociación en el amor).

Estereotipos en la adolescencia

Según un estudio realizado por Elena Rodríguez San Julián e Ignacio Megias Quirós (Fundación Reina Sofía) sobre adolescencia y juventud,  en relación a las identidades de género en la adolescencia; se constata la presencia de estereotipos sexistas en chicos y chicas de 14 a 19 años. Se atribuyen, no solo, características diferentes, sino que también,  estas diferencias profundizan  en las etiquetas tradicionales, en los atributos y cualidades diferentes en chicas y chicos.

Se considera que ellas son más capaces de comprender a los demás, de dar cariño y de reflexionar, además de más espirituales. El 56% de las personas encuestadas piensa que las  chicas son sensibles y tiernas frente a solo un 5% de los chicos. Se considera que las chicas están más centradas en los sentimientos y la afectividad y por ello las características más destacadas en ellas son la sensibilidad y la ternura. Según William Ickes el hecho de que los hombres parezcan a veces ser socialmente insensibles puede tener que ver más con la imagen que desean transmitir que con la habilidad empática que poseen. Las chicas se esfuerzan en ser más empáticas porque es lo que se espera de ellas.

La encuesta presenta a las chicas como muy preocupadas por su imagen (46% frente a un 12 % de los chicos). Sin embargo, otra encuesta (2008) realizada a chicos y chicas de 1º y 4º de la ESO, llevada a cabo por profesionales sanitarios de un  Centro de Salud  de Almería, entre un total de 120 adolescentes de entre 12 y 15 años; establece que tres de cada cuatro adolescentes no están conformes con su reflejo, no importa que sean chicos o chicas, ya que ambos sexos cambiarían el aspecto físico que se tiene a esas edades. Entre las chicas, el deseo es adelgazar, y ellos quieren músculos.

Los chicos son considerados dinámicos, activos, autónomos, emprendedores en la misma medida, prácticamente, que las chicas son catalogadas como  sensibles y tiernas. Ellos son mejores para el deporte, más decididos, más hábiles con la tecnología y más capaces de enfrentar problemas.

Con respecto a los celos, no es desdeñable que el 32% considera muy o bastante normal la existencia de celos en la pareja, también superior entre los chicos que entre las chicas (35% y 29% respectivamente). El mito de los celos como ingrediente del amor sigue funcionando.

Con respeto a otro mito del amor romántico muy extendido, el de la “media naranja” Un 17% (hasta el 26% de los chicos) cree que una mujer necesita del amor de una pareja para sentirse realizada, y un 15% (el 20% de los varones) que un chico necesita del amor de una pareja para sentirse realizado. De hecho en la encuesta un 42 % de los chicos y chicas le da mucha importancia a la relación de pareja.

La primera pareja normalmente se tiene entre los 13 y 14 años, siendo los chicos un poco más precoces que las chicas. La fidelidad es lo más importante en la pareja. En cuanto a las relaciones, la mayoría (59,4%) piensa que el chico debe proteger a la chica.

Se cree que las relaciones entre chicas son más conflictivas. La amistad entre chicos se piensa que es más sincera y leal. Con las chicas se comparten mejor los intereses más afectivos (amorosos, sexuales y familiares) Con los chicos se comparten preocupaciones generales (amigos, estudio, trabajo…)

El machismo se piensa que está presente en otras generaciones, pero no en ellos.

Las denuncias falsas: un mito.

El diccionario de la RAE define la palabra  mito1  como una historia imaginaria que altera las verdaderas cualidades de una persona o de una cosa y les da más valor del que tienen en realidad. Este valor añadido que desfigura la realidad y que nos hace partícipes o espectadores de la violencia contra las mujeres, es el mito de las denuncias falsas.

En “La Educación: antídoto contra la violencia de género”  (Trabajo de investigación del Máster en Malos Tratos y Violencia de Género: un enfoque multidisciplinar) realicé una encuesta en dos grupos de trabajo; uno con un proceso de coeducación de varios años. El resultado es la constatación del dislate ya que el 46% opinaba que las mujeres denuncian con falsedad para quedarse con los bienes de la familia mientras que un 54% pensaba que si una mujer da el paso de denunciar es porque es maltratada. Este dato refleja muy a las claras el estado de la cuestión ya que casi la mitad de la población  magnifica y agranda extraordinariamente unos pocos casos y así se alimenta el mito.

Según  el informe publicado por  la Fiscalía General del Estado que estudia la incidencia de las denuncias falsas desde el año 2009,  en los últimos cinco años se han producido un total de 657.084 denuncias por violencia machista, pero sólo 120, un 0,018%, derivaron en un procedimiento por denuncia falsa. De esos 120 procesos por denuncias falsas, sólo 33 han terminado con una sentencia condenatoria, por lo que sólo está acreditado que un 0,005% de las acusaciones son falsas. Además según el Consejo General del Poder Judicial el 85% de las sentencias de violencia de género y que condenan al agresor son dictadas de conformidad con los acusados, es decir, se reconocen culpables” pero, seguimos manteniendo esa farsa.

Con esta situación  las mujeres maltratadas sufren doble victimización: la de sus parejas y la de la sociedad que no las cree y pone en tela de juicio sus denuncias,  basándose en creencias falsas e ideas erróneas. Por otra parte, y no menos importante, es que casi nadie piensa a priori que en otros delitos hay también denuncias falsas y que hay una cantidad mayor de las que se producen en relación a la violencia de género.

Abordemos la violencia de género desde la categorización de la lacra que nos avergüenza y no eludamos el problema basándonos en unos casos aislados que, desgraciadamente, se siguen produciendo en todos los ámbitos delictivos.

Las mujeres en la caza (Prehistoria)

 En la prehistoria, en el periodo de los nidos arbóreos, hombres y mujeres eran nómadas, caminaban con sus crías a la espalda –mientras estas no podían andar–, recogían bayas de los arbustos, y luego, al oscurecer, al igual que algunos animales, se subían a las copas a descansar entre las ramas. Su vida, dura y monótona, era corta, no pasaban de los 18 o 20 años.Las cosas cambiaron en cuanto se descubrió el refugio y se inventó la caza: las mujeres no tenían –en general– la fuerza necesaria para enfrentarse a los grandes animales, solían, además, estar embarazadas. A partir de este momento empezaron a definirse las distintas misiones cotidianas de uno y otro sexo. En principio no había nada establecido, esto sucedió mucho después. Y cuando se olvidó aquella necesidad inicial, la distribución de deberes pareció algo impuesto desde fuera y discriminador (Clara Janés “Guardar la casa y cerrar la boca” En torno a la mujer y la literatura).

Esta manera de ver las cosas, el papel de las mujeres en las primeras sociedades, tiene que ver bastante, desde mi punto de vista; con una manera de analizar la realidad pasada como un devenir de la presente.

Estudios muy concienzudos sobre el papel de las mujeres en estas etapas, manifiestan que las mujeres participaban en la caza aunque  de forma restringida; pero no debido a falta de fuerza (ya que las diferencias en la fuerza  son individuales y no varían por cuestión del sexo) sino debido al “tabú de la sangre” es decir, en aquella mentalidad era muy peligroso, ocasión de peligro mortal, mezclar la sangre del animal y las de las mujeres que menstruaban. Además este tabú se hacía  extensivo a los guerreros que habían asesinado y habían derramado sangre de algún compañero. Parece cierto que las mujeres participaban en la caza de forma restringida realizando todas las tareas que excluyeran la posibilidad de manar sangre del animal.

Todas las actividades que conlleva este trabajo han estado ocultas porque lo realizaban las mujeres y no se les ha dado la importancia debida. Podemos establecer un paralelismo con el trabajo que realizan las mujeres Sami  del reno (Estudio etnográfico de  Solveig Joks ) donde se constata que los varones que se dedican al pastoreo de renos no perciben el trabajo que realizan las mujeres a pesar de su importancia para el sostenimiento de la actividad.

Por otra parte, es importante señalar que las mujeres no estaban permanentemente embarazadas. Esto se debía al  tipo de alimentación con un alto déficit de proteínas que cesaban los ciclos reproductivos. Parece ser que una mujer se podía quedar embarazada cada 3 años aproximadamente.

“División sexual del trabajo:la mujer y la caza” Alain Testart.

” Las mujeres samis del reno” Joks Solveig.

Ayer maltratadas, hoy libres de violencia

Uno de los objetivos que me impulsaron a  administrar este blog es que fuera un centro de recursos para trabajar la igualdad entre hombres y mujeres en las aulas. Tenía bastante material que había desarrollado con mis grupos y consideré que estar aquí podría significar que mi trabajo se podría multiplicar y eso siempre sería positivo de cara a mi tarea educativa. Pero a mí me eligieron ellas, las mujeres maltratadas, tengo algo que me une: la solidaridad y la enorme implicación con sus problemas y su situación.

La violencia de género tiene muchos frentes, muchos aspectos en los que hay que incidir desde la base, desde las primeras etapas: es la educación en  igualdad, por un lado; y desde el compromiso y la profesionalidad, por el otro, ya sea en aspectos educativos o de tratamiento de víctimas.

Uno de los problemas que más inquietan es comprender por qué una mujer “aguanta” los malos tratos, algunas durante mucho tiempo. En general,  la sociedad a estas mujeres, lejos de considerarlas víctimas;   las considera culpables de recibirlos y eso junto a la enorme distorsión psicológica que sufren,  que incluso ellas se consideran responsables de los malos tratos;  produce la doble victimización.

En este intento de comprenderlas, de apoyarlas y ofrecerles un respiro o un desahogo fue creciendo este blog. Sucedió que eligieron mi página para poder hablar, comunicarme cómo se encontraban, su caso concreto y así vinieron muchos mensajes.

Podría haber elegido otro cualquiera pero hoy escojo éste porque me sirve para ratificar que hay una vida libre de violencia, que es posible recuperarse y vivir una vida mejor, que es posible la esperanza.

 “Yo también fui víctima de violencia. Me costó trabajo tomar la decisión de apartarme, pero lo hice; es muy difícil y el proceso también. El dejar de pensar en que quizá podrías estar mejor […] No estamos solas y de nosotras depende  acabar con ello. Tengo una pequeña, que aparentemente no sufría maltrato; sin embargo, ha cambiado tanto. Hoy en día es una niña muy feliz, da besos abrazos y sonríe mucho (antes no lo hacía).

Comprendí que estaba dañando a mi hija y no solo me sentía muerta en vida, comenzaba a sentirme mal, débil, sofocada… sentía que iba a morir… se me estaba esfumando la vida. Y lo peor, es que un acto de violencia no te deja disfrutar de tus hijos como deberíamos. A veces pensamos que es mejor que los hijos crezcan a lado de sus padres… pero ¿para qué?, para hacerlos infelices?, violentos?, retraídos?, miedosos? Y precisamente por eso principalmente, decidí ponerle fin… primero por mi hija y después por mí. Porque no merecía esa vida.

Ahora me siento libre, tranquila, FELIZ. Lo más difícil es volver a ser uno mismo, recuperarse de la despersonalización. En cuanto al papá de mi hija, “no pienso que sea buen padre” porque no le enseña cosas buenas y por lo tanto, estoy pidiendo que no tenga visitas con la niña o bien, que sean vigiladas. Ojalá en el juicio salga bien.

Pensé que el miedo era más fuerte, pero no es así. No puedo permitir seguir viviendo así, con el temor de que un día cumpla sus amenazas. Mejor terminar con ello no creen. Por el momento nos otorgaron un acta restrictiva.

Si hay quienes ayudan, también se debe buscar apoyo de personas cercanas, terapia y valor. Tiene casi 6 meses de que lo deje y no me arrepiento de ello, he encontrado en mi camino gente buena que me ha ayudado y amigos, que regresaron a mi lado.

No desistan, no aguanten, valemos más de lo que nosotras mismas creemos. Ojalá pudiera hacer algo por ustedes […] Un fuerte abrazo a todas.

No te conozco y aún así te digo que Te Quiero y que para mí vales mucho”

Este es el mensaje de esperanza que quiero transmitir.

El Amor Romántico

El amor está construido socialmente y es reflejo y producto de una sociedad determinada, es decir, las personas se autoperciben enamoradas, basándose en los paradigmas proporcionados por la cultura.

El amor romántico es ciego:

“Y sin embargo te quiero”

Te quiero más que a mis ojos

Te quiero más que a mi vída

Más que al aire que respiro

y más que a la madre mía

Que se me paren los pulsos

si te dejo de querer

Que las campanas me doblen

si te falto alguna vez.

Eres mi vida y mi muerte,

te lo juro, compañero

No debía de quererte

no debía de quererte,

y sin embargo te quiero.

En el proceso de socialización, a través de los distintos agentes de enculturación, recibimos e interiorizamos los contenidos sobre las relaciones interpersonales, amorosas y de pareja.

El amor romántico, para toda la vida, pase lo que pase:

A tu vera

Ya pueden clavar puñales

ya pueden cruzar tijeras,

ya pueden cubrir con sal,

los ladrillos de tu puerta.

Ayer, hoy, mañana y siempre

eternamente a tu vera,

eternamente a tu vera,

a tu vera,

siempre a la verita tuya

siempre a la verita tuya

hasta  que de amor me muera.

(León/Solano)

Estos valores constituyen una transposición de los  imperantes en la sociedad patriarcal, en este caso, en lo que se refiere a las relaciones entre hombres y mujeres.

“A la lima y al limón”

La vecinita de enfrente sí, sí

a los treinta se ha casado

con un señor de cincuenta, sí, sí

que dicen que es magistrado.

Lo luce por los paseos,

lo luce por los teatros,

y va siempre por la calle

cogidita de su brazo.

Y con ironía ella tararea

el viejo estribillo que el viento se lleva:

A la lima y al limón

que ya tengo quien me quiera.

A la lima y al limón

que no me quedé soltera.

Ya mi pena se acabó,

ya mi pena se acabó

que un hombre

llamó a mi puerta sí, sí

y  conmigo se casó,

Simone de Beauvoir, (1987 [1949]. Tomo II: p 455,456), ya expresaba la subordinación y desigualdad de las mujeres cuando afirmaba que “El día en que sea posible que la mujer ame, no con su debilidad sino con su fuerza, no para escapar de sí misma sino para encontrarse, no para rebajarse sino para reafirmarse; aquel día el amor llegará a ser para ella, como para el hombre, una fuente de vida y no de peligro mortal”.

Dime que me quieres

Si tú me pidieras que fuera descalza,

pidiendo limosna, descalza yo iría.

Si tú me dijeras que abriese mis venas,

un río de sangre me salpicaría.

Si tú me pidieras que al fuego me echase,

igual que madera me consumiría.

Que yo soy tu esclava y tú el absoluto

señor de mi cuerpo, mi sangre y mi vida.

Y a cambio de esto, qué bien poco es

oye lo que quiero, pedirte a mi vez:

Dime que me quieres,

dímelo por Dios.

Aunque no lo sientas,

aunque sea mentira,

pero dímelo.

En el modelo de amor romántico cabe hablar de un sujeto, el varón, y un objeto, la mujer. En la medida en que “el modelo de amor romántico que se propone a las mujeres, implica una renuncia personal, un olvido de sí mismas, una entrega total, que potencia comportamientos de dependencia y sumisión al varón”. (Bosch Fiol, 2007, p.13). No cabe hablar sino de “objeto” del amor. Abunda en este sentido, Esteban, Medina y Távora (2005, p.60) al considerar que “el amor sexual, amor romántico o pasional, por su conceptualización y por las experiencias amorosas que promueve, es parte intrínseca de la subordinación social de las mujeres”. Es notoria la relación estrecha entre la organización del amor y el ordenamiento desigual del mundo.

Cárcel de oro

Tanto decirme

 te quiero, te quiero,

yo no lo puedo aguantar.

Como un pájaro

me muero, me muero.

necesito libertad.

 Abre puertas y cerrojos

que me dé la luz del sol

que están ciegos ya mis ojos

de tinieblas y dolor.

Por mi mare yo te imploro

y te lloro,

que no pienses más en mí;

no te quiero, no te adoro,

y no sirvo pa’ viví,

en una cárcel de oro.

En contraposición, los hombres son el sujeto del amor y del eros. Ocupan el centro y, en esa posición privilegiada reciben cuidados afectivos, sexuales, eróticos y atención gratuita y entregada por parte de las mujeres. El amor para los hombres es fuente de poder, autoestima, estatus y prestigio. Mientras que para las mujeres puede significar: inestabilidad, inseguridad y  peligro. La entrega, la servidumbre, el sacrificio y la obediencia, así como la sumisión a otros, conforman la desigualdad por amor y son formas extremas de opresión.

Dime que me quieres

Si tú me pidieras que fuera descalza,

pidiendo limosna, descalza yo iría.

Si tú me dijeras que abriese mis venas,

un río de sangre me salpicaría.

Si tú me pidieras que al fuego me echase,

igual que madera me consumiría.

Que yo soy tu esclava y tú el absoluto

señor de mi cuerpo, mi sangre y mi vida.

Y a cambio de esto, que bien poco es

oye lo que quiero, pedirte a mi vez:

Dime que me quieres,

dímelo por Dios.

Aunque no lo sientas,

aunque sea mentira,

pero dímelo.

Con respecto al amor romántico, no solo debemos tener en cuenta las consideraciones científicas sobre el mismo sino que también debemos incorporar todos los mitos que funcionan como verdades universales, que están cargados de emotividad y que contribuyen a mantener la ideología del grupo social, por ello suelen ser resistentes al cambio.

Rafael Manrique, psiquiatra y profesor de la Universidad de Cantabria junto con Clara Sánchez, escritora;  dialogan sobre el amor, el matrimonio,la seducción… Programa muy interesante.

Versión española – Mujeres en el parque

Mitos del amor romántico

Leer más “El Amor Romántico”