Víctimas de la Violencia de Género

 Son cincuenta las mujeres que han muerto a manos de sus parejas o ex parejas en lo que va de año (fuente Europa Press), desafortunadamente esta cifra queda obsoleta casi cada día. El número asusta pero si pensamos que detrás de cada número hay una mujer, una persona a la que se le ha negado un bien fundamental,  su vida, más que asustarnos nos sobrecogemos.

Victimas 2011      ( Europa Press)

Su nombre, sus circunstancias, sus sueños, sus deseos, sus esperanzas se vieron  truncadas. Algunas no habían puesto denuncias por malos tratos y otras  permanecían con su agresor, víctimas de indefensión aprendida, de síndrome de Estocolmo doméstico  o de una situación psicológica, llámese como se llame, de la que no han podido o sabido salir. Debimos actuar antes, solo en unas pocas ocasiones el entorno de la víctima desconocía los malos tratos, y se puede asegurar que hay otras en que es la propia familia quien disuade a las mujeres para que no abandonen a su agresor.

Atrás dejaron su propia vida, una  familia rota y, en la mayoría de los casos, menores a quienes se les privó de otro derecho fundamental: disfrutar del cariño de su madre.

Ante una  situación de malos tratos no podemos culpabilizar a las víctimas porque las convertimos en doblemente víctimas; debemos  protegerla y al mismo tiempo denunciar y  aislar socialmente a los agresores.

Éste es el papel que como sociedad nos corresponde. Permitir esta sangría nos deshumaniza. El silencio nos convierte en cómplices. Debemos mostrar nuestra solidaridad con las víctimas, es urgente que nos impliquemos en esta lacra que día a día nos azota. Basta ya. Es hora de tomar postura, es hora de la implicación, de la colaboración junto con los hombres. Necesitamos a los hombres y los niños por la igualdad de género, es imprescindible.

Leer más “Víctimas de la Violencia de Género”

Anuncios

La igualdad pondrá fin a la violencia de género

"La gota que colma el vaso" Javier Lavia

La violencia contra las mujeres es una pandemia mundial; entre un 15 y un 76 por ciento de las mujeres la han sufrido en algún momento de sus vidas.

El UNIFEM (Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas  para la Mujer) propone como necesario invertir en igualdad de género para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas ya que la violencia está profundamente arraigada en la  discriminación y en la desigualdad entre hombres y mujeres.

La igualdad pondrá fin a la violencia de género  Informe completo

Para acabar  con ello, es necesario invertir en el empoderamiento de las mujeres y en  la igualdad de género; particularmente en educación, salud y derechos  reproductivos; así como en el empoderamiento político y económico de la  mujer; todo esto podría contribuir en buena medida a la reducción de la  pobreza y al desarrollo en general.

Los países con mayor igualdad entre hombres y mujeres tienden a mostrar menores niveles de violencia contra las mujeres de acuerdo con los principales índices mundiales sobre igualdad de género. En países con mayor igualdad de género la prevalencia de la violencia contra las mujeres suele ser menor

Se mide la igualdad de acuerdo con: la esperanza de vida; la proporción de sexos en el nacimiento; la alfabetización de personas adultas; las tasas de matriculación en educación primaria, secundaria y terciaria; la participación en el mercado laboral formal; los ingresos estimados; la igualdad de remuneración; y la proporción de mujeres en altos cargos políticos, ministeriales y legislativos; así como en puestos técnicos y de gestión.

Leer más “La igualdad pondrá fin a la violencia de género”

El Progreso de las Mujeres en el Mundo

 Informe  ONU Mujeres

ONU Mujeres es la organización de las Naciones Unidas dedicada a promover la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. Como defensora mundial de mujeres y niñas. ONU Mujeres fue establecida para acelerar el progreso del cumplimiento de sus derechos en el del mundo, apoyar a los Estados miembros de las Naciones Unidas en el establecimiento de normas internacionales para lograr la igualdad de género y trabajar con los gobiernos y la sociedad civil en la promoción de leyes, políticas, programas y servicios necesarios para implementar dichas normas.

También respalda la participación igualitaria de las mujeres en todos los aspectos de la vida, centrándose en cinco áreas prioritarias:

  • El incremento del liderazgo y de la participación de las mujeres.
  • La eliminación de la violencia contra las mujeres.
  • La participación de las mujeres en todos los procesos de paz y seguridad.
  • El aumento del empoderamiento económico de las mujeres.
  • La incorporación de la igualdad de género como elemento central de la planificación del desarrollo y del presupuesto nacional.

ONU Mujeres también coordina y promueve el trabajo del sistema de las Naciones Unidas para alcanzar la igualdad de género.

Objetivo del Milenio: Lograr la educación primaria universal

La educación es indispensable para la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. A pesar de ciertos avances, muchas niñas marginadas socialmente continúan siendo excluidas de la educación primaria,  en algunas regiones las niñas siguen a la zaga de los niños “El progreso de las mujeres en el mundo” –el primer gran informe de ONU Mujeres– nos recuerda los enormes avances conseguidos durante el último siglo en la lucha por la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. Incluso en el transcurso de una generación hemos sido testigos de una transformación en los derechos legales de las mujeres, lo que implica que hoy, 125 países han declarado la ilegalidad de la violencia doméstica, 115 garantizan derechos igualitarios a la propiedad y las mujeres participan como nunca antes en la toma de decisiones. Actualmente, 28 países han alcanzado o superado la marca de 30% de representación femenina en el parlamento, lo cual coloca a las mujeres a la cabeza de los cambios en el futuro.

Educar a las niñas evita la transmisión de la pobreza entre generaciones y fomenta el progreso en otros ODM, incluyendo la reducción de la mortalidad materna e infantil. Las mujeres con más educación tienen menos y más tardía descendencia, y sus hijas e hijos tienen más probabilidades de asistir a la escuela.

Leer más “El Progreso de las Mujeres en el Mundo”

La Educación de las Mujeres

La palabra educación deriva del latín educare y significa: guiar, conducir, formar e instruir.

Mediante la educación se pueden transmitir conocimientos, costumbres, valores, normas y formas de actuar.

Por medio de la educación los individuos de una sociedad van interiorizando los valores, habilidades, actitudes y conocimientos que esa sociedad  considera importantes y valiosos y que no son los mismos en todas las sociedades.

Por medio de la educación las generaciones anteriores transmiten los conocimientos, las normas de conducta,  los modos de ser y las formas como se ve el mundo a las nuevas generaciones.

La educación se produce a lo largo de la vida, todo el tiempo estamos inmersos y somos susceptibles de educarnos.

Todos los seres humanos deben ser educados puesto que la educación es un derecho y un deber.

La educación tiene un carácter  liberador, no se pretende infundir el saber sino orientar en la buena dirección. (Guiar, conducir)

La inversión educativa es la más rentable de las inversiones, en términos estrictamente económicos, tanto para las personas como para las sociedades.

La educación es el mecanismo central de cambio de la situación de todos los grupos humanos que se encuentran en situación de marginación:

1.     Proporciona cualificación para desarrollar la capacidad productiva.

2.     Contribuye a la toma de conciencia de los derechos y las obligaciones inherentes a la persona.

3.     Proporciona autoestima y confianza para iniciar un proceso de cambio personal de actitudes que conduzcan a un mayor control sobre las condiciones en las que discurre la propia vida.

4.     Crea las condiciones para el empoderamiento de las mujeres.

Históricamente y hasta el siglo XIX , salvo raras excepciones, las mujeres han estado apartadas de la formación, de la instrucción, y si acaso la han tenido ha sido aquella que iba dirigida a prepararse  como madre y esposa, a desarrollar su función dentro de la casa y del cuidado y atención de la familia.

El primer  título al que la mujer española pudo optar es el de maestra. Una Real Orden de 24 de febrero de 1858 creó en Madrid la Escuela Normal de Maestras, bajo la dirección de la Junta de las Damas de Honor y Mérito. Existían dos grados: el Elemental con las asignaturas de gramática, aritmética, religión, pedagogía, lectura, escritura y labores; y el Superior, con las de geometría, geografía e historia de España. La materia de Labores aparece unida a la formación pedagógica femenina (“María Lejárraga, una mujer en la sombra” Antonina Rodrigo)

La primera vez que en España se cita la educación de las mujeres es en 1695.La necesidad de enseñar a las niñas no se proclama hasta 1768, en una Real Cédula del 14 de agosto pero esta proclamación no tendrá categoría oficial hasta que no se promulgue la Real Cédula del 11 de mayo de 1783, en la que se crean 32 escuelas gratuitas donde las niñas aprenderán a leer, religión y labores. Estas escuelas no funcionarán a pleno rendimiento hasta el siglo XIX (“María Lejárraga, una mujer en la sombra” Antonina Rodrigo).

Usos de la Lengua: Sexismo y Alternativas

Este artículo pretende dar respuesta a otro publicado en el periódico “La Tribuna”  de Albacete,  donde se justifica el uso sexista de la lengua atendiendo a criterios de economía, corrección y sentido común.

José Juan Morcillo Aquí puedes leer el texto completo.

El feminismo no es lo mismo que “el machismo pero al revés”, porque el feminismo es: un movimiento social, filosófico, ético, político y epistemológico (Elsa Lever). Utiliza la metodología de la equidad  y pretende la igualdad de oportunidades, de acceso, de justicia, etc. entre hombres y mujeres. Sabemos que mujeres y hombres somos diferentes no sólo biológicamente, también culturalmente, ya que nuestra sociedad está estructurada en el sistema sexo-género. Tenemos experiencias diferentes desde nuestro ser mujer u hombre, no habitamos el mundo de la misma manera y mucho menos lo interpretamos igual porque hemos nacido con procesos corporales diferentes y hemos tenido una educación basada en la diferencia sexual. Por todo esto está muy lejano de ser el antónimo de machismo.

El que las palabras tengan un género gramatical masculino o femenino, no afecta, en absoluto,  a la igualdad entre mujeres y hombres. Por supuesto que árbol es masculino y casa es femenino. Ese género gramatical es arbitrario,  de ahí los problemas que ocasiona a participantes de los cursos de español como lengua extranjera; pero eso no tiene consecuencias para las relaciones igualitarias entre hombres y mujeres.

Pondré un ejemplo que si lo tiene: “Los derechos del hombre” es posible que me refiera a  los derechos del hombre (varón) o a los derechos de hombres y mujeres, o que incluso en una misma frase tenga que realizar lo que García Meseguer denomina “salto semántico” ahora se refiere a unos y luego a unos y otras.

No es más justo, ético y razonable incluir a hombres y mujeres, por ejemplo, utilizando el término  persona o ser humano uno o el otro (he utilizado un término masculino y otro femenino y he incluido a hombres y mujeres, además, he tenido en cuenta la economía del lenguaje, aunque a veces esta característica solo la utilizamos para discriminar a las mujeres y no nombrarlas)

Leer más “Usos de la Lengua: Sexismo y Alternativas”

8 de marzo “Día Internacional de las Mujeres”

8 marzo Pinchando aquí puedes obtener información sobre los antecedentes y la historia de la conmemoración del día 8 de marzo.

Hoy, 8 de marzo de 2011, quiero unirme en un abrazo a todas las mujeres y quiero expresar el deseo de que, entre todas las personas, seamos capaces de albergar, apoyar y solidarizarnos con tantas mujeres que sufren algún tipo de desigualdad o discriminación.

Túnez: las Mujeres y la Rebelión

En una entrevista  del periódico “Diagonal Web” de  Regis Labedan y Jon Bernat Zubiri (Grenoble, Francia) a Sana Ben Achour, feminista tunecina, (Presidenta de la Asociación Tunecina de Mujeres Demócratas) al ser preguntada por la situación de los derechos humanos en Túnez como consecuencia de tantos años de represión, expresa:

 

Sana Ben Achour,

[…] Desde que empezó el movimiento revolucionario contra el régimen, las mujeres han estado presentes en las calles. Son mujeres de clase media, de las clases populares, universitarias, jóvenes. Todas estaban allí y han participado en esta ola que comenzó el 17 de diciembre, después de que el joven Bouazizi se inmolara. En las manifestaciones ha habido eslóganes que aludían a la exclusión de las mujeres.

Es verdad que hay una tendencia política que tal vez cuestionaría las conquistas de las mujeres tunecinas. Pero nosotras nos movilizamos y organizamos el 29 de enero una marcha en la capital, una hermosa manifestación que llamamos: Marcha de Mujeres por la Ciudadanía y la Igualdad en apoyo de la Revolución, y que partió de la plaza de la Independencia en la avenida Habib Bourguiba.

Tenemos voluntad de hacerles evolucionar para ir a una igualdad jurídica, de ciudadanía plena. Con movilizaciones y campañas de sensibilización, creo que las mujeres de los partidos políticos jugarán un rol importante […]

Los periódicos y los y las comentaristas de los distintos medios de comunicación nos hurtan la información sobre las mujeres y el papel que están desarrollando en países como Túnez y Egipto donde el pueblo se rebela contra sus dirigentes; pero en esta rebelión han tenido un papel fundamental las mujeres, sobre todo aquellas que tienen más formación o las que pertenecen a los partidos políticos. A pesar de sus enormes desventajas y del papel marginal que otorga la sociedad patriarcal en estas naciones, han sabido inocular el germen de la libertad en las personas más jóvenes.

“El Sur también existe” Letra de Mario Benedetti. Canta: Joan Mauel Serrat

Leer más “Túnez: las Mujeres y la Rebelión”