Hombres y Niños por la Igualdad de Género

La Comisión sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer celebrada en Nueva York el 12 de marzo de 2004 alentó a los hombres a participar plenamente en todas las acciones encaminadas a la igualdad de género.

Los hombres deben tener una responsabilidad conjunta con la mujer en la promoción de la igualdad. Todo el mundo se beneficia puesto que los impactos negativos de la desigualdad entre los géneros son soportados por la sociedad en su conjunto.
Los hombres y los niños, a través de la asunción de responsabilidades propias y de la asociación con las  mujeres y las niñas, son esenciales para lograr los objetivos de igualdad, el desarrollo y la paz.

Los hombres y niños tienen capacidad para  lograr un cambio en las actitudes, las relaciones y el acceso a los recursos y la toma de decisiones; fundamentales para la promoción de la igualdad y el pleno disfrute de todos los derechos humanos de las mujeres.

Estudio sobre el Reparto de Responsabilidades Domésticas

Tareas del Hogar

Los hombres y los niños deben tomar iniciativas positivas para eliminar los estereotipos de género y promover la igualdad incluida la lucha contra la violencia contra la mujer, a través de las redes, campañas de información, y programas de capacitación.

’Ellos también pueden’ de Puntomatic, premio ’Crea Igualdad’

Deben hacerse esfuerzos para hacer frente a la infravaloración de muchos tipos de trabajo, capacidades y funciones asociadas con las mujeres,  para ello la educación tiene un papel fundamental.

 

 


Los fondos y programas, los organismos especializados,  las instituciones financieras,  la sociedad civil, incluido el sector privado y organizaciones no gubernamentales, y otras partes interesadas deben adoptar las siguientes medidas:

Leer más “Hombres y Niños por la Igualdad de Género”

¿Por qué las mujeres maltratadas permanecen con sus agresores?

Se trata de violencia de género

El tipo de violencia de la  que hablamos se denomina “violencia de género” y debemos partir de la definición de género para entender el comportamiento de víctimas y agresores. En este caso, nos centraremos en los factores que favorecen la permanencia de la mujer en relaciones de violencia.

El género se puede definir como la construcción cultural que se crea en una sociedad a partir de las diferencias biológicas. Mediante esta construcción se adscriben cultural y socialmente aptitudes, roles sociales y actitudes diferenciadas para hombres y mujeres atribuidas en función de su sexo biológico.

En nuestra sociedad, la forma de ser y de sentirse mujer viene determinada por un estereotipo de “feminidad” tradicional que, entre otros rasgos que la definen, incluye la atribución de una importancia fundamental de todo lo relacionado con lo emocional, con las relaciones interpersonales, con el afecto, con agradar, los cuidados, el apego, y no solo con la creación de estos vínculos sino con la responsabilidad en su mantenimiento.

A partir de estos rasgos, encontramos que las mujeres  víctimas de violencia de género pueden mantener sus relaciones por los mandatos de género: por depender emocionalmente de sus parejas (ensalzando el apego y el enamoramiento de novela romántica), por pena cuando ellos sufren algún problema (anteponiendo el cuidado del otro antes que el propio), por vergüenza (relacionada con desagradar al entorno familiar), por pensar que hay que aguantar lo que sea (sobrevaloración de la abnegación), por la culpa y el vacío ante la pérdida, etc.

También relacionado con las diferencias de género está la dependencia económica, puesto que muchas mujeres siguen apartadas del mercado laboral para asumir el rol de cuidadora/madre y, por tanto, no se perciben como autónomas para vivir sin pareja.

Así pues, además de los modelos psicológicos ampliamente aceptados para explicar el comportamiento de las víctimas de malos tratos, es necesario aplicar la perspectiva de género para tener una visión más completa del fenómeno.

(Francisco Plaza, psicólogo experto en violencia de género)

Fuentes culturales y sociales

La mujer no inicia el vínculo con quien cree que se convertirá en su agresor; la violencia progresa silente conforme la relación se va haciendo más compleja. En los inicios, la mujer puede confundir manifestaciones de celos como muestra de un amor apasionado hacia ella.Puede sentir esto incluso como una señal de desamparo de él, que su amor podrá reparar.Será más allá de esta fase cuando aparezca el primer hijo, que se hará evidente que el objetivo del vínculo es distinto para ambos.Por eso la mujer queda en un principio antes sorprendida que asustada cuando acontece la primera agresión(verbal, gestual o física)pues la violencia es incompatible con la idea de un proyecto conjunto de confianza y futuro.Esta distorsión sobre lo que debería ser constructivo y protector (la matriz afectiva) le otorga precisamente su capacidad destructiva y por tanto traumática a esta violencia.

La relación afectiva entre dos personas que se comprometen, alude en nuestro imaginario a una complementariedad afectiva, sustentadora y protectora. Un vínculo que no busca el sufrimiento como fuente de placer, sino dar dar forma a un proyecto basado en un ideal (muchas veces cultural) sobre dicha relación.Solo podremos llegar a comprender el efecto traumático de esa violencia, si no olvidamos las fuentes culturales y sociales de los que se alimentan los mandatos que refuerzan la permanencia de la mujer, pese a la violencia.

(Antonio Escudero Nafs, Principales modelos teóricos de la mente explicativo de una permanencia de las mujeres en una relación con parejas violentas, UNED)

Este artículo pretende explicar grosso modo cuáles son las causas que provocan que las mujeres maltratadas permanezcan privadas de su derecho a vivir una vida libre de violencia.Nos centraremos exclusivamente en la psicología sin atender, de momento, a otras cuestiones también importantes.

“El silencio es siempre cómplice del maltrato, como la pasividad o el no rechazo de este tipo de violencia beneficia siempre al maltratador”

(Raimunda de Peñafort, Titular del Juzgado nº 1 contra la Violencia de Género)

Los modelos psicológicos  teóricos que pretenden explicar la permanencia de la mujer en la violencia de género parten de que la situación de violencia es desventajosa para quien la sufre. A medida que la situación se prolonga  la expectativa sobre un cambio favorable disminuye y aumenta el riesgo de que dicha situación continúe . La acción más congruente sería abandonar, sin embargo, la mujer prosigue en esta relación violenta.

Esto es lo que más perturba a la sociedad y a quienes trabajan por erradicarla ¿Por qué la mujer rompe con esta lógica? ¿Por qué no abandona en un primer momento esta relación?

Este vídeo es una experiencia que prueba como en apenas cinco minutos podemos ser víctimas de indefensión aprendida, así se pueden sentir las mujeres que sufren de violencia de género. Esto nos puede ayudar a comprenderlas mejor, saber cómo funciona nos ayudará a desactivarlo.

Leer más “¿Por qué las mujeres maltratadas permanecen con sus agresores?”

8 de Marzo. Día de la Mujer

  ¡Qué vivan las mujeres! Miguel Bosé

El origen del Día Internacional de la Mujer no puede explicarse por un hecho aislado sino que es el resultado de un conjunto de sucesos y, al tiempo, consecuencia de las ideologías, sobre todo de las socialistas de la 2º mitad del XIX. Así mismo es necesario tener en cuenta los movimientos de mujeres de la época.

Sufragistas

 A principios del siglo XX en Europa, los movimientos de mujeres estaban divididos entre el  feminismo burgués y las mujeres socialistas. Para ambos la consecución del voto femenino era su máximo objetivo, el divorcio, el acceso a los estudios superiores y, en el caso de las mujeres burguesas, el derecho a controlar sus posesiones eran otras de sus reivindicaciones.

Sufragistas

 Ambos movimientos eran antagónicos por razón de sus orígenes: el movimiento feminista burgués estaba compuesto por mujeres de clase media y alta; mientras que  las mujeres socialistas, generalmente, eran trabajadoras. Unas y otras tenían intereses y situaciones contrapuestas y, en aquel momento, no fueron capaces de superar sus divergencias.

 

Leer más “8 de Marzo. Día de la Mujer”

¡Oh Género Femíneo Encogido y Frágile!

Uso del término “género” en “La Celestina” (siglo XV)

“La Celestina” de Fernando de Rojas, obra capital de la literatura española y cuya primera edición aparece en Burgos en 1499, recoge el término “género” referido a diferencias socioculturales.

La Real Academia de la Lengua Española recomienda el uso de la palabra género únicamente dentro del ámbito específico de los estudios sociológicos (Diccionario Panhispánico de Dudas: género1)

[…]Las palabras tienen género (y no sexo), mientras que los seres vivos tienen sexo (y no género) […] Es inadmisible, sin embargo, el empleo de la palabra género sin este sentido técnico preciso, como mero sinónimo de sexo, […] Para las expresiones discriminación de género y violencia de género existen alternativas como discriminación o violencia por razón de sexo, discriminación o violencia contra las mujeres, violencia doméstica, violencia de pareja….

Su  argumentación es que la palabra género se comenzó a utilizar en el inglés (gender) en los años 70 del siglo XX y con el auge de los estudios feministas se extendió a otras lenguas, entre ellas el español. Sin embargo en los Autos Sesto y Décimo de “La Celestina” de Fernando de Rojas (siglo XV)  se utiliza la palabra GÉNERO, y no sexo. […] Y con este término se alude a una categoría sociocultural que implica diferencias o desigualdades de índole social, económica, política, laboral, etc.

En este etcétera se puede incluir el parlamento de Calisto en el Auto Sesto cuando, siguiendo la tradición misógina de la literatura medieval, aunque sea una obra del Renacimiento; afirma que el género flaco de las hembras se presta más a las cautelas (engaños) que el de los varones.

También  el lamento de Melibea, en el Auto Décimo,ya que por su pertenencia al género femenino, encogido y frágil, no le estaba permitido manifestar abiertamente su amor hacia Calisto.

calisto
Calisto

Leer más “¡Oh Género Femíneo Encogido y Frágile!”

Cuerpos 10

Un amplio porcentaje de las mujeres europeas están insatisfechas con su aspecto físico.Se utilizan cosméticos de forma compulsiva y hay una obsesión por las dietas.En esa persecución hacia una perfección imposible hay muchas mujeres que recurren a la cirugia estética,no como forma de solucionar enfermedades y problemas sino para conseguir ser” mujer 10″.

Lo que ves en el espejo/ no te gusta
tus labios no te gustan/ es grande tu nariz
el espejo son los otros/ que te miran
habitas el espejo/ y él decide por ti.

 

 

Cuerpo. Pedro Guerra

Documental sobre el uso del cuerpo de las mujeres en la televisión.

Leer más “Cuerpos 10”

Mujeres Públicas/Hombres Públicos

La imagen que ofrecen los medios de comunicación de las mujeres en general y de aquellas que ostentan algún cargo público,  en particular, suele ser denigrante (del latín denigrare, manchar, ofender la fama de alguien.)

Todos los periódicos digitales  (correspondientes a la fecha 27-08-09) recogen un artículo donde aparece una imagen de la Vicepresidenta del Gobierno de España, María Teresa Fernández de la Vega, con un titular “Así se lució en bikini”.”La vicepresidente luce palmito en bikini”, etc.

Ningún periódico ha publicado noticias de un hombre público (obsérvese la diferencia entre hombre público y mujer pública) que muestre “musculitos” en la playa o  luzca su cuerpo en tanga ¿será porque en la playa los hombres descansan y las mujeres se exhiben?

¿Niña o Niño? El Sexo del Bebé

En ese tiempo donde no había métodos tan sofisticados, como hoy día,  para adivinar el sexo de la criatura que iba a nacer, se recurría a la apariencia de la embarazada y a la influencia de la luna junto con otros métodos.

Se decía que si en el momento de la fecundación la luna estaba en cuarto creciente sería niño y si estaba en cuarto menguante, niña.

Influencia de la Luna

El sexo de quien iba a nacer creían que podía depender de dónde se hubiera realizado el coito, si había sido realizado a los pies de la cama, sería niño (Valdeganga y Balazote).

Tenían en cuenta cuando había nacido el hermano mayor, si éste había venido al mundo en cuarto creciente el segundo sería de sexo diferente, si lo había hecho en cuarto menguante sería de sexo semejante (“igualante”) el segundo hijo y sucesivos.

Leer el resto de esta entrada