A propósito de R. Carrasco

Le debemos a Rocío Carrasco Mohedano que haya denunciado los malos tratos recibidos y que lo haya hecho en un medio con tanta audiencia. Nos interpela, nos hace tomar conciencia ante la violencia de género. Ella y Ana Orantes antes, han conseguido dar luz y visibilidad en un medio tan seguido por cientos de espectadores, a muchas mujeres que viven el infierno de los malos tratos. Los han sacado del mundo privado para hacerlos públicos y con esto han conseguido una perspectiva diferente ya que nos hace tomar conciencia de que no son problema de quien los sufre sino un problema social que provoca mucho sufrimiento y dolor. No olvidemos que solo desde que hay datos en España, 2003, mas de mil mujeres han sido asesinadas por sus parejas o exparejas y miles de mujeres han denunciado. Probado está que son ciertas, no insistiré en ello.

Rocío Carrasco es el ejemplo mas fehaciente de que cualquier mujer puede ser susceptible de sufrirlos aun a pesar de disfrutar de una posición acomodada. Su situación económica la ha perjudicado en este caso, porque la violencia contra las mujeres siempre se intenta justificar cuando hay dinero de por medio. En la prostitución, otra violencia contra las féminas , cuando una mujer cobra por ejercer esta esclavitud, parece que deja de ser victima de su situación y pasa a ser responsable y culpable. Pero haya dinero o no de por medio ni resta culpabilidad ni hace desaparecer la realidad cruel de las victimas. Sigue siendo un atentado contra los derechos humanos.

Una cuestión a destacar es que se produce una doble victimización; por una parte, victima de su maltratador, y, por la otra, de la sociedad que pone en duda su testimonio. obviando que un maltratador puede, y en ocasiones lo hace, tejer una trama perversa para apartar a los hijos de una madre. No olvidemos que hay cientos de casos donde menores sufren incluso la muerte sin mas objetivo que hacer el mayor daño posible a sus madres.

También la Justicia precisa de la perspectiva de género ya que las mujeres sufren violencia por el hecho de ser mujeres esto no es equivalente en el caso de los hombres. Son conocidas muchas sentencias que perjudican.

Se puede tildar al programa de chabacano, centrado en el morbo, lo que se quiera  pero considero que tiene un aspecto educativo muy digno de destacar y es que personas “normales” como Belén Esteban llegase a afirmar que  había contribuido al linchamiento de Rocío Carrasco llamándola “mala madre”  y seguro que muchas personas también se lo pudieron plantear lo que supone un cambio de actitud muy importante.

Este es un ámbito que en estos días puede ser tratado y de hecho lo es en los diferentes medios y se puede hacer una labor educativa pequeña pero todo suma. Podemos utilizar un programa con tanta audiencia para educar en igualdad y contra la violencia de género y eso es un avance siempre.

Autor: Maria Rosa Candel Tárraga

Apenas era una niña de dos o tres años cuando mi madre me incitó a ver la vida a través de unas gafas color violeta. A través de estos cristales yo he ido mirando, analizando, criticando y construyendo el mundo y las relaciones entre las personas. Estudié una carrera que se podía cursar en Albacete -Magisterio-, pero, indudablemente, aquello supuso un golpe de suerte, ejercer la labor docente es una profesión que me ha permitido enriquecerme extraordinariamente: la relación con tantas personas, todas tan interesantes, me ha aportado grandes satisfacciones en la vida. Posteriormente me he ido formando y reciclando en las materias relacionadas con la Igualdad y la Prevención de la Violencia contra las Mujeres y a lo largo de toda mi trayectoria profesional he procurado imprimir en todas mis actividades docentes la perspectiva de género. Soy profesora de personas adultas y he trabajado en muchos campos: La prevención de la Violencia de Género, la Igualdad entre mujer y hombres,el folklore, las danzas, las enseñanzas iniciales, los clubes de lectura… Siempre he enfocado el trabajo y la vida desde la perspectiva violeta. Formé parte del Seminario de Mujer de la Federación de Universidades Populares. Soy Agente de Igualdad para las mujeres-por titulación y vocación. Máster en Malos Tratos y Violencia de Género: aspectos interdisciplinares con Especialidad Educativa. Formo parte de la Comisión Transversal de Género del Ayuntamiento de Albacete y he llevado y llevo a cabo todos los programas relacionados con el género que organiza la Universidad Popular de mi ciudad. Mi labor es sencilla: apoyar a todas las mujeres del mundo. Estoy enredada en la red de sororidad, de la que habla Marcela Lagarde, desde que mi madre me puso las gafas color violeta. Toda mi vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s