Violencia de Género: El Primer Golpe

Cada 18 segundos una mujer es maltratada en algún lugar del mundo

Estás siendo MALTRATADA si contestas sí a alguna de las siguientes afirmaciones

􀂃 Te hace sentir inferior, tonta o inútil. Te ridiculiza, te critica o se mofa de tus creencias (religiosas, políticas, personales)

 􀂃 Critica y descalifica a tu familia, a tus amigos y a los vecinos o te impide relacionarte con ellos, se pone celoso o provoca una pelea

 􀂃 Te controla el dinero, la forma de vestir, tus llamadas, tus lecturas, tus relaciones, tu tiempo

 􀂃 Te ignora, se muestra indiferente o te castiga con el silencio.

 􀂃 Te grita, te insulta, se enfada, te amenaza a ti o a tus hijos

 􀂃 Te humilla y te desautoriza delante de los hijos y conocidos.

 􀂃 Te da órdenes y decide lo que tú puedes hacer.

 􀂃 Te hace sentir culpable: tú tienes la culpa de todo.

 􀂃 Te da miedo su mirada o sus gestos en alguna ocasión.

 􀂃 Destruye objetos que son importantes para ti.

 􀂃 No valora tu trabajo, dice que todo lo haces mal, que eres torpe.

 􀂃 Te fuerza a mantener relaciones sexuales o a realizar determinadas prácticas.

 (Preguntas elaboradas por Teresa San Segundo Manuel,Directora del curso “Malos Tratos y Violencia de Género” UNED)

La Conferencia Mundial de los Derechos Humanos (Viena, 93) aprobó la “Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer” donde se aborda la violencia de género desde el ámbito de los derechos humanos.

“El primer golpe fue seco y duro; lo recibió en la cara pero lo sintió en el corazón así quedó ella…Llena de dudas, intentando encontrar una inexistente explicación… El segundo puñetazo fue el que le hizo darse cuenta de que aquello no era un mal sueño, sino la triste dolorosa e injusta realidad…sus ilusiones y esperanzas se derrumbaron sobre ella. Buscaba, pero sólo encontró porqués, dudas, preguntas sin contestar y dolor…Desde fuera no paran de mandarle respuestas a preguntas inexistentes, justificaciones de algo injustificable, y explicaciones a lo inexplicable. Paciencia para esperar a que cambie, y resignación para aceptar el destino.

Al final las dudas fueron cambiando. Las reflexiones ya no eran sobre si la agresión estaba bien o estaba mal, sino si el motivo era suficiente o no…Finalmente las dudas son sobre si la culpa fue del marido o fue ella misma quien precipitó la agresión…Una nueva descarga de violencia dejará claro que la culpa es suya por provocar al marido.

El marido mandaba, ella obedecía, y las agresiones eran todas justas, proporcionadas y provocadas por sus continuos deslices…Cuando alguien le preguntó que por qué no lo dejaba, se mostró ofendida y salió en defensa de su marido con argumentos de amor, sentimientos y responsabilidad.

(“Mi marido me pega lo normal”, Miguel Lorente Acosta) 

Leer más “Violencia de Género: El Primer Golpe”